Alimentación en la fibromialgia.

 

A la fibromialgia es un síndrome caracterizado por un estado doloroso crónico y generalizado que los pacientes localizan, sobre todo, en el aparato locomotor. Presenta una exagerada hipersensibilidad en múltiples puntos (cuello, hombros, región lumbar, caderas, codos y rodillas), aunque sin alteraciones orgánicas demostrables.

 

Típicamente, se relaciona con una gran variedad de otros síntomas, tales como la fatiga persistente, el sueño no reparador, la rigidez generalizada y los síntomas ansioso-depresivos.

 

De forma sencilla, la fibromialgia se produce cuando el umbral del dolor disminuye. Es decir, cuando se perciben como dolorosos aquellos estímulos que no lo son. Lo que aún se desconoce, es la causa que origina esta disminución del umbral del dolor, pero se piensa que pueden estar implicados muchos factores, como personales, sociales o laborales.

 

Aún no existe una cura para la fibromialgia, actualmente su tratamiento consiste en disminuir el dolor y tratar los síntomas acompañantes para, de este modo, aumentar la calidad de vida de los pacientes. Por un lado, se pueden tomar medidas rutinarias para evitar los factores que agraven los síntomas. También puede optarse por tratamientos farmacológicos empleando analgésicos, antidepresivos, ansiolíticos y relajantes musculares.

alimentación en la fibromialgia doctor pedroviejo

Una encuesta realizada a pacientes con fibromialgia reveló que, en el 42% de los pacientes, los síntomas se agravaban después de tomar determinados alimentos. Así, algunas modificaciones en la dieta han demostrado ser eficaces en el manejo de la fibromialgia. En un estudio controlado a un grupo de pacientes con fibromialgia, se le prescribió seguir con una dieta regular y a otro grupo se le prescribió una dieta vegetariana basada únicamente en alimentos crudos, como frutas, hortalizas, nueces, semillas, legumbres y cereales (por ejemplo, copos de avena). La dieta también contenía algunos alimentos fermentados, como el yogur de avena, bebida fermentada hecha de bayas, y varios tipos de vegetales fermentados como la col. Tras tres meses de seguimiento, los pacientes con la dieta vegetariana experimentaron una reducción significativa en el peso corporal, dolor, rigidez matutina, el uso de analgésicos, depresión, y en el número de puntos de fibromialgia doloridos, en comparación con los que continuaron a seguir sus dietas regulares.

 

Esto sugiere que la síntesis de prostaglandinas puede ser un factor importante que contribuya en la fibromialgia, pues una dieta alta en grasa animal estimula la producción de prostaglandinas de serie 2 (contienen dos dobles enlaces), conocidas por promover la inflamación y dolor en pacientes con artritis.

Algunos suplementos nutricionales también han demostrado ser eficaces. El triptófano es un precursor de la serotonina y ha demostrado reducir muchos síntomas como la depresión, la ansiedad, el insomnio y el propio dolor. La S-adenosilmetionina interviene en muchas reacciones bioquímicas para la síntesis natural de serotonina ayudando a disminuir el dolor, la inflamación y la depresión.  Un suplemento con melatonina ayudaría a conciliar mejor el sueño y a disminuir el dolor. Otros suplementos útiles son el magnesio y el ácido málico, los cuales pueden reducir la tensión muscular. También hay alimentos ricos en magnesio como los espárragos, las espinacas y las legumbres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies