Bloqueo celíaco.

 

Se conoce como plexo celíaco al grupo de nervios localizados en la parte superior del abdomen, detrás del páncreas y cerca de la aorta. Estos nervios son los que conectan el páncreas, la vesícula biliar, los intestinos, el hígado y el estómago con la médula espinal. Existen diversos tipos de tumores del abdomen, como los de estómago, páncreas o hígado, que causan dolor porque comprimen o invaden, precisamente, los nervios del plexo celíaco.

El cáncer pancreático, por ejemplo, además de ser uno de los más difíciles de tratar, genera dolor intenso y crónico en el 50 al 70% de los pacientes. Para reducir la intensidad de tal dolor, y tras utilizar diversos fármacos, el bloqueo del plexo celíaco se considera una técnica segura y efectiva.

BLOQUEO CELÍACO

Bloquear el plexo celíaco para disminuir el dolor

Generalmente, los pacientes con cáncer de páncreas avanzado refieren dolor abdominal severo y requieren medicamentos potentes. Dicha medicación, que en la mayoría de los casos se compone de opioides, puede causar efectos secundarios serios como estreñimiento agudo, náuseas, depresión respiratoria y adicción física.

En estadios avanzados del tumor, en casos de ingesta crónica de elevadas dosis de opiáceos o si éstos ya no son eficaces, se puede recurrir al bloqueo del plexo celíaco. 

Así, se inyectan esteroides o analgésicos en los nervios para detener el dolor por un tiempo breve; aunque también se puede practicar una neurólisis, es decir, se puede “quemar” el nervio, con etanol, fenol o glicerol, produciendo un alivio del dolor más prolongado, de unos 3-9 meses.

Viabilidad y efectividad del bloqueo del plexo celíaco

De acuerdo con la historia clínica, y en atención a variables como la edad, el tipo de cáncer y la expectativa de vida del paciente, se determina si el bloqueo del plexo celíaco es viable. Se desaconseja ante alteraciones de la sangre como coagulopatía (disminución en la capacidad de coagulación de la sangre) o trombocitopenia (disminución de la cantidad de plaquetas circulantes).

Cuando puede ser practicada, esta técnica suele ser efectiva para el tratamiento del dolor abdominal persistente. Aunque por lo general no lo elimina, sí que permite reducir el uso de analgésicos potentes y, por ende, evita sus molestos efectos secundarios.

¿Cómo se realiza el bloqueo del plexo celíaco?

Habitualmente, se realiza de forma percutánea, es decir, a través de la piel.
Se introduce una aguja por la espalda, con la ayuda de un equipo de rayos X, e inyecta un anestésico local dentro del plexo celíaco, a través de un disco intervertebral, todo ello ayudado de sedación para mejor tolerancia del procedimiento por parte del paciente.

Con todo, continúa siendo una de las maneras más efectivas de controlar el dolor crónico abdominal de origen oncológico o producido por pancreatitis. Se calcula que hasta un 80% de los pacientes con estas dolencias pueden beneficiarse de este tratamiento, con cambios significativos en su calidad de vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies