Faqs

Preguntas frecuentes.

¿Te quedan algunas dudas? Consúltame

Preguntas frecuentes.

¿Qué es el dolor crónico?

Se dice que un dolor es crónico cuando tiene una duración de, al menos, tres meses. El dolor agudo es fisiológico, es decir, es normal que sintamos dolor en algún momento, lo que nos avisa de que algo no va bien. Sin embargo, cuando el dolor se cronifica significa que algo no va bien, es decir, que se han podido alterar o dañar determinadas estructuras nerviosas.

¿Qué aporta una unidad de dolor?

La unidad de dolor aporta un equipo de profesionales con formación específica en el estudio, diagnóstico y tratamiento del dolor, coordinados por médicos expertos, habitualmente anestesistas, con dominio de diferentes tratamientos, tanto farmacológicos, como en técnicas (infiltraciones, bloqueos) para el alivio o eliminación del dolor.

Como el dolor crónico es una enfermedad en sí misma compleja, una unidad de dolor permite el manejo de su dolor de forma multidisciplinar, es decir, por especialistas de diferentes ramas sanitarias, como médicos anestesistas, traumatólogos, rehabilitadores, reumatólogos; enfermeras; fisioterapeutas; psicólogos, etc. con una visión y manejo globales.

¿Qué puedo esperar de una unidad de dolor?

Habitualmente, cuando un paciente acude o es enviado a una unidad de dolor significa que ha sido evaluado y tratado ya por diversos o incluso múltiples especialistas. Quizá aún con un diagnóstico poco claro, quizá con un tratamiento todavía insuficiente o inadecuado. Además, se debe saber que el dolor crónico es tanto más difícil de aliviar cuanto mayor es su duración y su intensidad.

En la unidad de dolor, manejamos habitualmente fármacos muy eficaces en dolor crónico con los que otros especialistas no se sienten tan cómodos o familiarizados; y, por otro lado, disponemos de múltiples infiltraciones o bloqueos que deben realizarse habitualmente por un médico anestesiólogo.

Sin embargo, y por desgracia, las unidades de dolor no son la panacea. Si lo fueran, no existiría el dolor crónico. Es decir, la efectividad de los medicamentos y la tolerancia de los pacientes a cada fármaco son absolutamente diferentes, así como la utilidad y la duración del beneficio conseguido tras las infiltraciones. Todo ello significa que debemos ser realistas a la hora de crear o crearnos una serie de expectativas en cuanto al dolor crónico, es decir, nunca se debe creer que existen tratamientos “mágicos” que nos van a hacer desaparecer todos los dolores en poco tiempo

¿Por qué se usan tantos fármacos en el tratamiento del dolor?

El dolor crónico suele ser complejo de aliviar, fundamentalmente en tipos de dolor de muy larga evolución o de elevada intensidad. Existen diversos tipos de fármacos analgésicos (antiinflamatorios, opioides, anticonvulsivantes, antidepresivos, etc.) que permiten un alivio más eficaz del dolor mediante la combinación de diferentes mecanismos de acción.

¿Qué es el dolor neuropático?

El dolor neuropático es el que se origina por la lesión o disfunción de un nervio periférico o del sistema nervioso central. Es un dolor de características distintas al habitual y habitualmente es más difícil de localizar y de describir, como un latigazo, hormigueo, quemazón, pinchazos, etc. Además, requiere un tratamiento específico, ya que normalmente no responde a los analgésicos más habituales.

¿Qué supone una infiltración o bloqueo?

Una infiltración supone la inyección de uno o más fármacos, habitualmente un anestésico local y un corticoide, en una determinada localización, que bien puede ser un nervio, músculo, articulación, etc. Mediante la infiltración, se consigue administrar una mayor concentración de fármaco en el lugar donde debe hacer efecto.

¿Qué otras infiltraciones existen?

Aunque habitualmente se administren anestésicos locales y corticoides, también existen otros fármacos o técnicas, como pueden ser:

Ozono: es un gas con demostrado efecto antiinflamatorio y antioxidante. El ozono se utiliza para infiltrar determinados músculos en casos de fibromialgia, contracturas musculares, dolores articulares y hernias de disco, etc.

Toxina Botulínica: aunque su uso más popular sea la eliminación de arrugas faciales, resulta útil en el tratamiento del dolor de tipo muscular para aumentar la duración del beneficio de los síntomas.

Ácido hialurónico: siendo la misma infiltración, se administra un tipo de gel viscoso de elevada densidad que hace las funciones de almohadilla, con el fin de amortiguar el movimiento de la articulación donde se infiltre (rodilla, cadera).

Radiofrecuencia: es un tipo de ondas o corriente electromagnética que pretende disminuir la capacidad de recoger la sensación dolorosa en determinadas áreas, como nervios o articulaciones.

¿Cómo se realizan las infiltraciones?

Habitualmente, se realizan de forma ambulatoria, es decir, el paciente acude a realizársela y tras sólo unos minutos, puede volver a su domicilio. Se administra un habón de anestésico local en la zona a infiltrar para que la molestia sea mínima.

¿Qué recomendaciones me darán de cara a la infiltración?

Se recomienda que el paciente acuda a la infiltración acompañado y no conduzca al menos en las primeras horas tras el bloqueo. No se precisa acudir en ayunas. Se valorará en cada paciente la necesidad de suspender o sustituir algún fármaco determinado, como antiagregantes o anticoagulantes.

¿Qué recomendaciones me darán tras la infiltración?

Se aconseja tan sólo un reposo relativo las primeras horas tras el bloque. Se aconseja, en general, continuar con el mismo tratamiento analgésico que lleve el paciente. Se le facilitará una cita de revisión en unidad de dolor aproximadamente tras 3-6 semanas.

¿Son seguras las infiltraciones?

Las infiltraciones son procedimientos seguros, con una incidencia de complicaciones absolutamente mínima. Previamente a determinadas infiltraciones, sobre todo a nivel de sistema nervioso central, se le solicitará analítica para comprobar cifras normales de plaquetas y coagulación. Además, el médico que prescribe de la técnica le indicará tanto las ventajas como los inconvenientes, si los hay, de la infiltración, al igual que las posibles alternativas a ésta. Por otro lado, se le informará tanto de forma verbal como por escrito, con la correspondiente firma del consentimiento informado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies