¿Qué es la artrosis?.

 

La artrosis en una enfermedad causada por la degeneración del cartílago articular, que evoluciona de forma progresiva y dependiente de la edad. A medida que el cartílago desaparece de la articulación, los huesos chocan entre sí, se desgastan y se deforman, generando dolor.

Síntomas

Inicialmente, el síntoma predominante de la artrosis es el propio dolor. Se trata de un dolor crónico de tipo mecánico, es decir, empeora con la actividad física y disminuye con el reposo. En fases más avanzadas, se manifiesta por signos de inflamación, es decir, enrojecimiento e hinchazón de las articulaciones afectadas. Además, el dolor puede llegar a ser constante y puede impedir el descanso nocturno. También pueden aparecer síntomas como rigidez o contracturas musculares.

 

Causas

Las causas de la artrosis siguen siendo mal conocidas actualmente, y probablemente sea de origen multifactorial, es decir, debido a diversas cause cree que, entre ellas, pueden encontrarse. Quizás, la más conocida sea la propia edad, siendo más frecuente en mujeres de edad y con asociación familiar (componente hereditario o genético). Además, otras de las causas de la artrosis pueden ser: Enfermedades congénitas, traumatismos o actividad física intensa y prolongada, diversas enfermedades metabólicas, otras enfermedades reumáticas, etc.

Localización 

La artrosis puede desarrollarse en múltiples zonas del cuerpo, siendo las más frecuentes las grandes articulaciones, por ser las que mayor carga soportan a lo largo de la vida, como la rodilla, la cadera o la columna lumbar. Además, las articulaciones interfalángicas (dedos), la base del primer dedo de la mano (rizartrosis), etc.

qué es la artrosis

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la artrosis son principalmente los siguientes:

  1. Edad: El 30% de los mayores de 45 años desarrolla signos de artrosis.
  2. Sexo: Las mujeres están ligeramente más expuestas por factores hormonales.
  3. Obesidad: Una pérdida de peso de 5 kg puede reducir a la mitad el riesgo de artrosis de rodilla.
  4. Factores genéticos: En algunos casos la herencia genética puede predisponer a artrosis juvenil.
  5. Traumatismos: Una fractura o lesión puede desencadenar una futura artrosis.
  6. Uso excesivo de la articulación: Los deportistas o personas que realizan elevada actividad física de forma repetida tienen mayor riesgo de desarrollar artrosis.

 

Incidencia

En España, la artrosis afecta aproximadamente al 10% de la población general, de acuerdo a la Sociedad Española de Reumatología (SER). La artrosis de rodilla es la más común, con más de un 10% de prevalencia. Le sigue la artrosis de mano, con un 6,2%. La artrosis afecta más a las mujeres que a los hombres, sobre todo tras la menopausia. Aunque a partir de los 65 años, esta enfermedad se presenta en casi el 70% de los casos.

 

Aliviar el dolor de la artrosis

Por desgracia, el proceso degenerativo de la artrosis, a día de hoy, no se puede revertir con ningún tratamiento específico, por lo que la parte fundamental de su tratamiento consiste en el alivio de su sintomatología, sobre todo del dolor crónico.

El objetivo, por tanto, será reducir el dolor, mantener la movilidad articular y, así, la calidad de vida. Para ello existen diversas medidas: La primera es la reducción del peso y la corrección de la postura general, lo que puede facilitar una vida más activa, dentro de las posibilidades físicas de cada paciente.

– Fármacos: Son una medida dirigida al control del dolor secundario a la artrosis, y debería siempre asociarse al control del peso y optimizar la actividad física. Habitualmente, los medicamentos más utilizados suelen ser los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), aunque poseen diversos inconvenientes, tales como: Pueden reducir el dolor en apenas un 30% de los casos, y mejorar la función articular en sólo un 15%. Además, no se recomienda en tratamientos crónicos durante meses, por los efectos secundarios que generan.

– Cirugía artroscópica: Puede ser beneficiosa durante unos meses y consiste en extraer de la articulación las partículas desprendidas de los tejidos dañados, como por ejemplo, la artroscopia de rodilla en casos de artrosis con daño meniscal.

– Inyección intraarticular de corticoides: Pueden aportar semanas o algunos meses de alivio de dolor, en el mejor de los casos, pero su uso prolongado se asocia nuevamente con más daños en el cartílago.

– Inyección de ácido hialurónico: Provee viscoelasticidad (se trata de una especie de gel que amortigua el roce dentro de la propia articulación) a las superficies articulares y tiene una acción analgésica. Su efecto no supera los 6 meses, pero numerosos estudios avalan su uso y su superioridad a largo plazo con respecto a los corticoides.

– Tratamientos de fisioterapia o rehabilitación, como el Kinesiotape: En pacientes con artrosis de rodilla tiene como objetivo la alineación de la rótula. Consiste en aplicar un vendaje dinámico que contribuye a esta alineación, mientras el paciente realiza poco a poco una serie de ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps en casa. 

– Plasma Rico en Plaquetas (PRP): Estas infiltraciones en las articulaciones dañadas estimulan la acción reparadora de las células. El tratamiento con tres infiltraciones ha demostrado ser superior al ácido hialurónico en cuanto a la disminución del dolor y de la rigidez articular.

  

Consejos cotidianos

Por último, se subrayan algunos puntos importantes a tener en cuenta en el manejo global del dolor secundario a artrosis:

  1. Llegar y mantener un peso adecuado.
  2. Realizar actividad física adaptada a la edad del paciente: natación, ciclismo, tai-chi, yoga, pilates… o sencillamente caminar 20 minutos cada dos días.
  3. Evitar deportes de impacto: correr, saltar (aunque esto se debate aun), evitar subir muchas escaleras (demostrado).
  4. Evitar la sobrecarga de la articulación.
  5. Si duele, reposo relativo pero no un reposo absoluto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies