Tratamiento del dolor con ácido hialurónico.

 

Dentro de los múltiples tipos de dolor crónico existentes, uno de los más frecuentes es, sin duda, el dolor osteo-articular, es decir, aquél que se origina en huesos y articulaciones, como por ejemplo la columna lumbar, la rodilla, la cadera, el hombro, las manos, y un largo etcétera.

En general, este tipo específico de dolor se relaciona habitualmente con la edad, aunque se puede dar también en pacientes más jóvenes con una elevada carga laboral (cargando peso, manteniendo posturas inadecuadas) o bien en deportistas.

En el paciente mayor, la artrosis es el principal factor causante del dolor osteoarticular, sobre todo a nivel de las grandes articulaciones que sostienen mayor peso, como la zona lumbar, caderas y rodillas, aunque también hombro, manos y pies. Todo ello hace que el dolor produzca una importante pérdida de calidad del paciente, con limitación funcional significativa a la hora de la deambulación, al incorporarse o al acostarse.

Existen diversas infiltraciones para este tipo de dolor, habitualmente realizadas con una mezcla de anestésico local de larga duración y un corticoide de acción prolongada. Sin embargo, desde hace años, se dispone de otro componente llamada ácido hialurónico.

Tratamiento del dolor con ácido hialurónico. doctor vicente pedroviejo

Cómo disminuir el dolor articular con ácido hialurónico o viscosuplementación

El ácido hialurónico es clave para aliviar el dolor articular y mejorar el estado funcional y mecánico de la estructura anatómica. Se aplica sobre todo para combatir el dolor en la rodilla, si bien se utiliza cada vez más para tratar el malestar en otras articulaciones como el tobillo, la cadera o el hombro.

 

Su infiltración consigue una mejoría rápida, evitando además que el paciente deba someterse a intervenciones quirúrgicas.

La infiltración del ácido hialurónico en las articulaciones resulta especialmente aconsejable en los siguientes casos:

 

–  Artrosis de rodilla cuyo dolor les impide realizar actividades cotidianas

– Pacientes operados por alguna lesión articular (meniscos, ligamentos…) que continúan con molestias

–  Deportistas de alto nivel con signos de sufrimiento articular

 

La infiltración de ácido hialurónico realiza mediante inyecciones intraarticulares, tiene un efecto de hasta 6 meses de duración y consigue mejorar considerablemente la actividad diaria del afectado.

 

Beneficios de inyectar ácido hialurónico en las articulaciones

El ácido hialurónico es una sustancia densa, viscosa y elástica que se encuentra de forma natural en nuestro organismo y que actúa como lubricante para permitir la movilidad y la protección de la articulación afectada.

 

Con el paso del tiempo, el líquido sinovial de las articulaciones pierde esta sustancia, quedando en una mayor situación de vulnerabilidad frente a la fricción y a la compresión. La utilización de esta técnica aparece como un método muy eficaz en el tratamiento del dolor a con las siguientes funciones:

–  Apoyar la labor de lubricación

–  Mejorar la capacidad de absorción de impacto

–  Nutrir las estructuras internas de la articulación

–  Disminuir la inflamación

–  Reducir el dolor en las articulaciones con pérdida del cartílago articular

 

Dolor de articulaciones por artrosis

La artrosis es una patología degenerativa que lesiona el cartílago articular, provocando que los huesos se desgasten y aparezcan las dolencias.  Con mayor afección en mujeres que en hombres, suele acompañarse de dolor en las articulaciones, rigidez, inflamación, problemas de movilidad e, incluso, impedimento del descanso nocturno o contracturas musculares. Generalmente, se agrava con la actividad física y se aminora con el reposo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies